DATOS PERSONALES QUE DEJAS REGISTRADOS EN INTERNET

Todos navegamos por la red, tenemos perfiles sociales con los que compartimos cosas de nuestra vida, usamos el teléfono móvil para trabajar con Internet, etc. Miles de datos comienzan a circular por todo el mundo Pero ¿sabemos realmente qué datos personales quedas registrados en Internet sin que nosotros lo sepamos?

  1. Nickname: Antes el nickname era un paso básico para abrir cuentas en Internet. Muchos de ellos relacionados con nombres reales. Si quieres que ningún hacker acceda a tus datos, actualiza tus nombres de usuario con nicknames que no tengan que ver con tu persona.
  2. Dirección IP: A través de este número tu ordenador se comunica con otros ordenadores. Aquí se registran todas las páginas que visitas y también todos los emails que envías a lo largo del día. Afortunadamente existen maneras de generar una IP dinámica u ocultarla cuando navegas con sistemas como Tor. El caso es conseguir poder navegar sin ser rastreado.
  3. Dispositivos móviles: Cada vez que usamos Internet a través de nuestro smartphone o tablet, se produce una gran transferencia de datos móviles. Si te vas desplazando por la ciudad donde coincidan tres antenas, tu señal será muy fácil de localizar. La opción de estar siempre localizados incluso vía GPS tiene sus riesgos.
  4. Las tarjetas de los transportes públicos también dejan rastro cada vez que las pasas por el lector, dejando constancia del lugar al que vamos  y de la hora en la que viajamos todos los días.
  5. Los descuidos con nuestra tarjeta de crédito también tienen sus consecuencias. Los expertos advierten que para no ser víctimas de una falsificación de información lo mejor es realizar transacciones en sitios que ofrezcan medidas de seguridad. Además, desconfiar de los sitios de compras de los que nunca hemos oído hablar es un buen síntoma.
  6. Las claves y el cierre de sesión: Cierra siempre sesión cada que vez que tengas que entrar en un sitio web que requiera usuario y contraseña. Rechazar cualquier solicitud de los navegadores para guardar nuestra información es también muy aconsejable.

Estas son algunas de las formas por las que el gigante web se alimenta de nuestra vida personal, pero existen otras muchas maneras a través de las cuales también calma su hambre de datos. Los chats, borrando datos, imágenes y documentos de los discos duros cuando realmente se pueden recuperar tras ser eliminados, hablar demasiado en las redes sociales que todo lo ven, entre otros.